Motivo de mi blog

Compartir mis creaciones en el mundo del jabón y la cosmética me ha llevado a editar este blog . En él expondré lo que salga de mi taller, ese laboratorio donde es inevitable que me sienta Alquimista, donde aceites, esencias y plantas me envuelven casi sin que me de cuenta y me obligan a elaborar ungüentos, cremas y jabones que hacen que el aseo diario sea el mejor rato del día.

El jabón y la cosmética artesanos es mi trabajo, mi afición y mi vida.
Espero que de vez en cuando te des una vuelta por aquí, y disfrutes de lo que veas.

Tarros decorados









Os presento otra de mis pasiones, la decoración. Esta vez he elegido unos frascos de cristal con tapón de corcho y los he adornado con muestras de puntillas. Estas puntillas tienen su historia, las compre a una señora que regentaba una mercería en Barcelona, me dijo que las vendía porque se jubilaba y me contó que algunas eran muy antiguas, esto me emociono por el valor sentimental que ello conlleva.
Espero que quien adquiera estos frascos, pueda apreciar su valor.

Con mucho cariño.

Susana

Champú Violeta




El pelo (cabello) está formado a grandes rasgos  por tres capas:
La médula es la parte más interior del cabello y es transparente, sobre ella va la corteza o córtex y éste va recubierto de la cutícula.
La corteza está compuesta mayoritariamente de proteína y la cutícula por keratina.
La corteza contiene la melanina, sustancia que da color al pelo, sea rubio, moreno o pelirrojo y como hemos dicho, está cubierta por la cutícula, que no tiene color y también es transparente.
Las canas son pelos normales que por diversos motivos (el más común es el paso de los años), no producen melanina. Es decir que en la parte de la corteza del cabello no hay melanina, por lo que es un pelo sin pigmentación, no tiene color.
 Un cabello cano es un cabello trasparente, no es un cabello blanco.
Las canas por el efecto del sol, del aire, los productos cosméticos, el paso del tiempo etc., van amarilleando. Dependiendo de la exposición, unas canas lo harán antes y otras después, en cualquier caso será totalmente normal.
¿Cómo combatirlo? ¿Cómo luchar para no tener ese color tan desagradable y lucir un blanco, gris o plata intenso y brillante?
Fácil, sólo utilizando el champú correcto con el matiz adecuado lo conseguiremos sin esfuerzo.
Si alguna vez has mirado detenidamente la rueda de color, habrás comprobado que unos colores neutralizan a otros.


Seguro que alguna vez has jugado con los colores de tizas, óleos, ceras…
¿Qué color resulta de mezclar azul  con  amarillo?
Verde, siempre verde.
¿Y del violeta con el verde o amarillo? Gris, ceniza…
Esto viene al caso porque muchas personas entre ellas profesionales de la peluquería, utilizan el azul para disimular o matizar canas y es un error a tener muy en cuenta.
Si haces esto, puedes arruinar el color de tu cabello. Lo que en principio puede parecerte blanco si te miras las canas en la raíz o en la frente, puede terminar en verdoso al paso del tiempo e incluso en la primera aplicación, sobre todo en la parte de la coronilla  o detrás de la melena, en las puntas,  o de medios a puntas.
¿Con qué colores vamos a jugar entonces?
Pues  jugaremos con el color, cantidad de color y tiempo de exposición  con que sometemos la cana al producto.
Sí, no tenemos todos la misma cana, el mismo grosor de pelo y las mismas condiciones: no es lo mismo una persona que está siempre al sol cuidando su jardín, que una persona que está en la oficina todo el día.
Vamos a ir, poco a poco comprobando la naturaleza de nuestro pelo para dar con el tono correcto.
Aconsejo elaborar siempre un champú que no contenga hierbas, todas en mayor o menor medida pigmentan el cabello. Recuerda que nuestro pelo cano NO TIENE COLOR, LO APORTAMOS NOSOTROS, y cualquier pizca de pigmento que apliquemos de una planta, por pequeño que sea, dará tono verdoso inevitablemente.
Hay que evitar cualquier tonalidad añadida al champú, que sea amarilla o verdosa.
¿Qué colores vamos a elegir?
 Observa la rueda de color. Los colores opuestos son los que neutralizan  un color. Si te das cuenta los colores opuestos a los amarillos y naranjas, son los violetas, rosas y púrpuras.
Esos colores son los que debes usar. Nunca un azul.


Violeta o rosa ultramar o Púrpura neón. Empieza con cantidades muy pequeñas deberás ir conociendo tu pelo y tu colorante hasta que des con el tono deseado.
Depende también de la porosidad de tu pelo, y de si es largo o corto. Un pelo largo será más poroso de medios a puntas. Un pelo corto es prácticamente virgen.
Yo he puesto cuatro gramos de violeta ultramar y en invierno, con  tres gramos me es suficiente; pero debes  empezar por pequeñas cantidades, cada colorante y cada cabello ES DISTINTO.
Siempre voy con prisas, lavo y ya!  Así que una o dos veces al mes, me dejo el champú un buen rato para que matice perfectamente.
Estos matices  hacen brillar el blanco, lo intensifican, por ello verás  tu cana brillante  y luminosa.
También estos matices ayudan a los cabellos rubios, platinos y mechados. Prueba y verás.
Elabora tu misma fórmula de champú, retira cualquier componente que pueda pigmentar y añade colorante violeta o rosa.




Regalos con mensaje


Caja con una fragancia elaborada en especial para el momento y mensaje enrollado a modo de pergamino para dedicar a la persona que va destinado este regalo con un mensaje muy particular y motivo.
En este caso es para regalar como despedida a los/as compañeros/as de trabajo por el traslado a un nuevo centro y en recuerdo de las buenas vivencias y el compartir proyectos juntos.

Consiste en una caja de regalo tipo joyería, una fragancia elaborada en exclusiva para el momento, un mensaje en papel tipo pergamino enrollado y una base de adorno.

Es una idea original y de autor que pertenece a Susana Valbuena de Jabonería de Suval

Taller de Mandalas


Taller de Mandalas

Taller impartido por Teresa Costa Tort, en nuestras instalaciones. Aire -respiración, mente-, Agua -intuicón, emoción-, Fuego-voluntad, alma-, Tierra-raiz, cuerpo-.

Ambientadores para armarios


Ambientadores Artesanos

Elaboración artesna con ceras naturales

Autora: Susana Valbuena